Dime cuántos besos me he perdido desde que nos estamos dejando

Dime cuántos besos me he perdido desde que nos estamos dejando

jueves, diciembre 15

después de la tormenta siempre llega la calma pero que las cosas nunca cambian

Querida Holly :

Últimamente las cosas no parecen ser tan fáciles,ni siquiera sé quién soy,mejor dicho,tampoco he tenido tiempo para pensar.
Siempre la misma rutina: levantarse,ducharse y a penas unas gotas de café se deslizaban sobre mi boca. Abro la ventana: ruido,sólo ruido.
Un breve instante para pensar mientras me miro en el espejo,nada. No me distingo.
Dejo el libro en esa pequeña mesa de mármol elegida por ti,lo siento los recuerdos me invaden,sonrío.
Todo lo vivido fue bueno incluso lo malo,¿sabes? te añoro tanto que los días parecen pesar más y más hasta llegar al punto de no sostenerlos que se me van de las manos.
Te he fallado lo sé,pero tú también,supongo que en eso se basaba nuestro amor: el nuestro. Holly,tú formaste mi vida en capítulos que de alguna manera u otra formaron un libro lleno de vida y de aventuras,pero que hoy mismo pertenecen al pasado. Supongo que sí,pero el pasado fue nuestro presente y así fue como nos tocó vivirlo.Y lo vivimos es cierto,pero te fuiste y eso duele.
Dicen que al mal tiempo buena cara y que después de la tormenta siempre llega la calma pero que las cosas nunca cambian. Que todo el mundo merece una segunda oportunidad pero que segundas partes nunca fueron buenas.
Que razón Holly,nuestra segunda parte no fue nada buena,de hecho,me miro y me miro y no me veo,soy incapaz de mirarme y ver mi cara. Que ¿por qué? por mi poco valor de no decirte las cosas a la cara y por dejarte marchar.
Simplemente cojo la gomina "giorgi" esa que te gustaba tanto como olía,aún siento tus manos deslizándose sobre mi pelo haciendo ondas,me ponías la chaqueta y después de un: "que tengas un buen día en el trabajo cariño" salías por aquella puerta,por la misma que te marchaste,por la que no volviste.
Sentado en el jardín te escribo esto,digamos que es una forma distinta de perder el tiempo,créeme esta carta nunca saldrá de aquí.
Contemplo la hierba,verde,tu color preferido. El de la esperanza,la misma que perdí cuando te vi marchar.
Eras especial,distinta. Te ponías los tacones,la minifalda y salías de copas con tus amigas. A las 6 de la mañana aparecías mientras te tambaleabas,te acercabas a la esquina donde descansaba y me decías: "ey,ya estoy aquí,como siempre". Te admiraba,tan loca,tan divertida,tan loca,tan divertida,tan...distinta. Un amor relacionado con la ficción,distinto al habitual . 
Que con trocitos de tu sonrisa me componías y aunque nunca entendí nada me siento feliz.
Se desvanece,mi imagen regresa a aquella puerta de madera oscura que elegiste con tanto cariño. Bueno,ya sabes,todo lo que empieza acaba. Porque la vida es eso,finales felices,desgraciados,indiferentes...compartidos.
Increíble la historia que una persona puede llevar tras la espalda. Sorprendente como la vida misma. Quizás por palabras mal dichas de las que eres esclava toda una vida,pero ¿por qué no aplicar eso del que tiene boca se equivoca? Porque no admitimos que nos equivocamos y eso es lo que nos lleva a la vida y sus problemas.
Holly , es cierto que todo se me fue de las manos o mejor dicho de la boca y lo siento pero me gustaría decirte que rectificar es de sabios y que no hay más ciego que el que puede ver y no quiere. Ese soy yo.
La vida...trocitos de aquí y de allá,con unas personas y otras. Toda una enseñanza. Porque todo lo que vivimos es lo que somos,unos podrán ir con la cabeza bien alta pero yo,Holly,siempre viviré mirando al suelo.
Eternamente agradecido y arrepentido D.r.




No hay comentarios:

Publicar un comentario